Contacta con nosotros

Láser Ocular

son126271

 

Si tienes entre 18 y 50 años, ahora puedes solucionar tu problema de astigmatismo, miopía o hipermetropía con cirugía láser ocular, y le podrás decir adiós a las gafas para siempre.

¿Cómo funciona el láser ocular?

Básicamente, el láser ocular modifica la curvatura de la córnea para que los rayos de luz se enfoquen adecuadamente sobre la retina, logrando una visión nítida sin necesidad de gafas.

Antes de realizar este tipo de cirugía, es necesario realizar un minucioso estudio previo de cada paciente, ya que se trata de un tratamiento personalizado.

Existen tres técnicas distintas que pueden aplicarse en este tipo de cirugía (LASIK, LASEK y PRK); con cualquiera de ellas se obtienen los mismos resultados refractivos.

Ventajas de la cirugía láser ocular

Se trata de un procedimiento seguro y efectivo, que se lleva a cabo en una sola sesión. Luego de la cirugía el paciente puede regresar a su casa y en pocos días recupera la visión normal. Para realizar la cirugía láser ocular no se necesita anestesia general.

Si crees que puedes ser un buen candidato para la cirugía láser ocular, Sanitas te ofrece:

• Primera consulta gratuita.
• Estudio ocular completo.
• Curas, retoques y consultas necesarias hasta el alta, incluidos.
• Financiación al 0% de interés a un año.

Ahora es el momento de mejorar tu imagen y disfrutar de una mayor comodidad y calidad de vida, olvidándote para siempre de tus gafas y lentes de contacto.

Condiciones generales de contratación (PDF 80 KB)

La Cirugía Refractiva o cirugía láser es el conjunto de técnicas quirúrgicas que tienen como objetivo eliminar o minimizar los defectos refractivos oculares, tales como:

• La miopía.
• La hipermetropía.
• El astigmatismo.
• La presbicia.

La imagen que llega al ojo, sufre un proceso conocido como refracción y se proyecta sobre la retina, permitiendo así que la imagen se transmita al cerebro y sea percibida nítidamente; es lo que ocurre en un ojo normal. Sin embargo, cuando el ojo tiene un defecto de refracción, la imagen se proyecta de forma anómala, lo que implica una percepción alterada de la imagen, y por lo tanto una visión borrosa. Los defectos de refracción que podemos padecer son:

• Miopía: el ojo miope ve claramente los objetos cercanos pero aprecia con dificultad los lejanos.
• Hipermetropía: los hipermétropes tienen una percepción borrosa de los objetos cercanos.
• Astigmatismo: una persona con astigmatismo percibe una visión deformada de las cosas, tanto de lejos como de cerca. Suele estar asociado a la miopía o hipermetropía.

La solución a estos problemas de visión es la cirugía láser ocular. Una de las principales ventajas de esta cirugía es la exactitud del láser excimer para realizar cortes de alta precisión. Este láser emite luz ultravioleta y se aplica sobre la córnea (estructura más externa del ojo), produciendo sobre ella un efecto de pulido con el objeto de cambiarla de curvatura y conseguir así el enfoque correcto de las imágenes. Este tipo de luz desaparece en la superficie del ojo, siendo incapaz de penetrar más allá, ni de alterar ninguna otra estructura del ojo (cristalino, retina, etc..).

Tipos de cirugía láser

• El método lasik es el más difundido y el preferido tanto por médicos como por pacientes, debido a los altos porcentajes de éxito y a la rápida recuperación de los pacientes. La cirugía láser consiste en seccionar, retirar y apartar una pequeña parte superficial de la córnea (flap corneal); seguidamente y con el láser, se “pule” o “esculpe” el tejido medio de la córnea que luego se vuelve a cubrir con el flap corneal que previamente se había retirado.

• El método intralasik es una tecnología usada en reemplazo del bisturí mecánico de metal llamado microquerátomo que se utiliza tradicionalmente para cortar el flap corneal durante un procedimiento de corrección de la visión con cirugía láser. En lugar de crear el flap con un bisturí, el intralasik usa láser de fentosegundo para realizar una incisión rápida e indolora.

En primer lugar, llámanos al teléfono 902 310 122 y te proporcionaremos una primera consulta gratuita en la que te realizarán todas las pruebas de visión necesarias para valorar si es apto o no para la intervención.

Preoperatorio cirugía láser:
El análisis previo a la operación, es fundamental ya que permitirá que nuestros oftalmólogos altamente cualificados interpreten los datos, realicen el diagnóstico e indiquen la técnica adecuada para tratar el defecto visual. En esta fase, además de realizar el diagnóstico, se le explicará las peculiaridades de su caso, las indicaciones quirúrgicas, la técnica a emplear, las alternativas, y las complicaciones.

Operación con cirugía láser:

1. Se recomienda acudir a la clínica acompañado de un familiar y vistiendo ropa cómoda. No es necesario acudir en ayunas. No debe llevar aplicado maquillaje ni perfumes fuertes. Antes de la cirugía, se le aplican unas gotas de colirio anestésico para que no note nada durante la intervención.

2. La operación comienza con la aplicación de un colirio anestésico y la inmovilización del ojo del paciente para evitar el parpadeo.

3. Se levanta una fina capa de la córnea (flap) semejante a una lentilla, bien con cuchilla con el microqueratomo o bien mediante el láser de femtosegundo que permite que a continuación el láser excímer actúe en las capas profundas de la córnea modificando su curvatura y corrigiendo el defecto de dioptrías.

4. Durante la operación se aplica el láser, durante 15 y 45 segundos (dependiendo del tipo y magnitud del defecto a tratar), sobre la capa intermedia de la córnea.

5. Posteriormente, el flap corneal se recoloca y se fija por sí solo, sin necesidad de puntos, ya que a su propia naturaleza esta se adhiere en unos minutos.

Postoperatorio cirugía láser:
Una vez operado, el paciente permanecerá en una sala de la clínica con los ojos cerrados durante unos 15 minutos aproximadamente, transcurridos los cuales, se le realizará una primera revisión. Se le explicará de nuevo, el tratamiento a seguir y lo que puede o no puede hacer. Una vez transcurrido este tiempo el paciente abandona la clínica con una buena capacidad visual, que le permitirá desplazarse a su domicilio por su pie. Todo el proceso suele tener una duración aproximada de una hora.

En este momento, el paciente notará una leve molestia o escozor, como sensación de arenilla dentro del ojo. Verá mejor que antes de operarse sin sus gafas, aunque notará mejoría visual a partir del día siguiente.

Lo normal es realizar tres revisiones postoperatorias hasta alcanzar el alta médica:
1. Al día siguiente
2. Al mes
3. A los 3 meses

Para poder liberar tu visión de forma definitiva es necesario que cumplas los siguientes requisitos.

 Pueden contratarlo tanto socios como no socios de Sanitas, no es necesario tener contratada una póliza.

• Mayores de 18 años y con límite máximo de 50 (recomendable hasta los 45)

• Estabilidad ocular, es decir, que no avance al menos durante un año antes.

• No deben operarse los pacientes con marcapasos, ni embarazadas, ni los pacientes con queratocono, sin embargo, si usted tiene alguna enfermedad debe consultarlo con su oftalmólogo.

• Haber estado sin lentes de contacto el tiempo suficiente antes de realizarse la topografía corneal, para que la córnea recupere su forma normal, 2 semanas en el caso de los lentes de contacto blandos, 3 semanas con los lentes de contacto semi-rígidos, y 4 semanas en el caso de los lentes rígidos.

• Dentro de rangos de dioptrías:
Miopía: desde 0.5 hasta10 dioptrías.
Hipermetropía y Astigmatismo: desde 0.5 hasta 5 dioptrías.


¿Tienes alguna duda?¿Quieres contratarlo? Llámanos al 954 28 47 23, o déjanos tus dudas y en el menor tiempo posible nos pondremos en contacto contigo. Haz click aquí